sábado, 27 de septiembre de 2008

TODO CAMINO SE COMIENZA CON UN PASO



Hoy comienzo lo que para mí es una aventura. Algo que me ilusiona y asusta en la misma medida. Me pregunto si alguien leerá esto o si a alguien podrá interesarle las reflexiones de un viejo apátrida que, a pesar de solo tener cuarenta y seis años en sus cargadas espalda, los ha exprimido. O peor aún para mí, me los han exprimido. Pero mi instinto de supervivencia me ha convertido en un observador, en un mirón de la vida.
Siempre vi vivir a los demás lo que a mi me estaba vetado. Unas veces porque mis padres, personas de profunda fe, temían que me contaminara si me mezclaba con tales elementos subversivos. Yo viví la transición de lleno, con su sarampión se destape y destete, donde era imposible ver una revista sin que una señora te dejara tuerto metiéndote su pezón en un ojo. Y claro, los jóvenes de catorce, quince y dieciséis  años no es que estuviéramos como motos, es que parecíamos fórmulas 1
Imagínense: veníamos de oír en la radio el ángelus a las 12 y a las 6, de las radio novelas como"Lucecita" y "Un hombre llamado Juan", de poder ver durante la Semana Santa sólo y exclusivamente "Los 10 Mandamientos", "La Túnica Sagrada" y películas de ese corte, y de asistir obligatoriamente a los oficios del Jueves y Viernes Santo. Y de eso pasamos a ver películas clasificadas "S", señoras que enseñaban el felpudo, porque aquello, más que pelo púbico, era un felpudo, y a desayunar, almorzar y cenar con tetas a hasta en los cereales. 
Las voces más carcas pronosticaban el castigo divino y las siete plagas de Egipto, pero en versión corregida y aumentada, y los pocos que tenían sentido común decían que todo ese caos aparente era solo eso, aparente. Un sarampión más o menos virulento que duraría un par de años, quizás tres, debido a los otros cuarenta que había padecido el país -ya nadie lo llamaba España- de represión sexual y censura. Y mira por dónde, acertaron.
Pero eso es algo que espero tratar en otro momento. 
En fin, que como todos, soy un hijo de mi generación, de mis circunstancias y de mis cicatrices, que esas sí que recorren mi cuerpo y mucho más generosamente mi alma.
Ya nos veremos. Este sólo ha sido el primer paso de un largo camino hasta el final.
Espero...

1 comentario:

Jorge Muzam dijo...

Qué gusto acercarme al comienzo de este blog, amigo Chamali. Es como abrir una ventana en el tiempo para percibir con nitidez que siempre haz sido una gran y original persona.
Un elefante en una cacharrería que ve pasar felpudos y fortunas prostituidas ante sus ojos. Un elefante que ayer, tal como hoy, vive y deja vivir en medio de una enorme biblioteca.
Un fuerte abrazo mi amigo. Al final yo fui ese curioso. Me quedó la duda sobre esa flor que no contaba como lectora.