sábado, 22 de agosto de 2009

Noches boomerang




De repente volvieron las noches interminables llenas de insoportables dolores, de insufribles pesadillas, de vueltas y vueltas en una cama ardiente que parece hecha para torturarte en vez de para el descanso, de horas eternas que nunca acaban por pasar. Sinceramente, pensaba que iba superándolas poco a poco, pero no. El dolor y el miedo son compañeros de viaje demasiado fieles.
Ya no sé qué hacer.
La noche dura tanto...

No hay comentarios: