lunes, 17 de mayo de 2010

Inoportunos

Cuando yo era pequeño, me decían que la televisión tenía tres funciones: informar, formar y entretener. Claro que en aquella época sólo había una televisión, la española, y punto. Luego llegaron las cadenas privadas, las plataformas digitales y ahora, la TDT, que digo yo si en vez de ser las iniciales de Televisión Digital Terrestre, significa mejor Tontos Del Todo.
He de decir que cuando 20 años atrás empezaron a aparecer nuevas cadenas, en mí crecía una enorme ilusión. ¡Por fin habría competencia entre ellas y eso haría que los programas fueran mejores!
¡Qué iluso! La calidad de los programas de televisión ha ido  en proporción inversa al número de cadenas; a más cadenas, menos calidad.
Lo de competencía sí se da, mira. Pero parece que compiten a ver quién hace el bodrio mayor. La mediocridad, y eso en el mejor de los casos, se ha instaurado como norma en sus programas. 
Lo cierto es que en estos momentos de crisis sistémica global, cadenas como cuatro o la sexta han considerado que es el momento oportuno para sacar programas como "¿Quién vive ahí?", "Casadas con Hollywood", o "Mujeres Ricas".
Es insultante.
Cuando la gente se siente cada vez más asfixiada por el día a día; cuando cada día crece el número de parados, y además, de hogares donde no trabaja nadie; cuando las noticias económicas y las perspectivas de futuro van de malas a peores; cuando Caritas y otras ONG´s se quedan sin recursos para atender las necesidades más básicas del creciente número de personas que cada día se acercan a pedirles comida; cuando las ejecuciones hipotecarias no paran de crecer; cuando a los funcionarios les reducen el sueldo y a los pensionistas les congelan las pensiones, estas dos cadenas emiten esos programas donde el lujo más insultante, el snobismo más estúpido y el agravio comparativo con el resto de la sociedad es tan evidente.
No se extrañen que la rección de los que no tienen ni para comer o que acaban de perder su casa sea de ira ante esta obscena exhibición de lujo y riquezas.
Es indignante e inmoral.

No hay comentarios: