lunes, 31 de mayo de 2010

La lógica de la provocación.

Para comprender la mentalidad y los actos de Oriente medio hay que despojarse de la lógica occidental y sumergirse de lleno en una tradición milenaria de pactos, fobias y filias que han permanecido practicamente inalteradas desde que hay registros históricos sobre la zona; desde la época anterior a los relatos bíblicos, cuando la lucha por el territorio se hacía más por supervivencia vital que por política y se usaba a Dios, cada cual el suyo, como excusa y aliado en esas batallas cruentas que hoy serían tildadas de genocidas y de limpieza étnica.
Irán, Siria, Turquía, Israel, Jordania, Egipto, los EE.UU., Rusia,  y ahora Brasil, se han convertido en los actores principales  de esta tragedia. Algunos son los mismos personajes que llevan desde el principio de los tiempos matando y muriendo en esa zona, vengando y siendo objeto de venganzas, en un conflicto que siempre se ha tratado de solucionar con el criterio de otros, esencialmente con el de la potencia de turno, ya sea Roma, Persia, Francia, Inglaterra, la URSS o  los EEUU, pero jamás viendo la raíz del problema sino sus ramificaciones. Siempre intentando que los "salvajes esos" piensen como nosotros, los civilizados, y nunca poniéndonos nosotros en su lugar para ver qué ocurre de verdad.
Y así nunca se solucionará este grave problema.
Desde que se funda el estado de Israel en 1.948, éste se apoya en tres patas para sobrevivir: la fuerza del lobby judio en los EEUU, el sentimiento de culpa de Europa ante la tragedia del Holocausto y una política feroz de ataques contra todo lo que considerasen peligroso o una amenaza para ellos. Ironías de la vida: los que antes ganaron las simpatías del mundo ante su tragedia, hoy se hacen acreedores del odio y del rechazo internacional por su suicida actitud de prepotencia e impunidad ante las leyes internacionales y los acuerdos de la ONU.
Su última jugada puede que no le salga tan bien como esperan. Atacar a una flota de barcos que llevaba ayuda de ONGs a los palestinos de Gaza y de Cisjordania, objeto de la represión más cruel y feroz de Israel, que llega a utilizar tácticas de terrorismo de estado para someterlos, y hacer ese ataque en aguas internacionales, es un tremendo paso en falso que puede acarrearles terribles consecuencias para ellos y derribar la muy precaria estabilidad existente en la zona.
Claro que eso es lo que pueden estar buscando estos extremistas sionistas. Y los nomino así porque si los otros son extremistas islámicos (que lo son) los judios se han convertido en lo mismo pero de caracter sionista.
Actos absurdos que sólo se explica por la lógica demente de la provocación para volver a obtener el estatus de víctima de la barbarie árabe ante el amigo y aliado occidental (léase los EEUU), y si eso falla, siempre tendrán la excusa para usar su armamento nuclear, armamento del que nadie sabe ni su número ni su capacidad de destrucción. Sólo se sabe que disponen de él y que están tan dispuestos a utilizarlo como lo pueda estar Irán, Corea del Norte o Pakistán.
¡Qué gente más absurda y cruel! ¡Qué irresponsables, tanto ellos por llevar al mundo a esos extremos como nosotros por seguirles el juego a unos u otros!


No hay comentarios: