miércoles, 29 de diciembre de 2010

¡Gracias 2010!


El 2010 se acaba. De hecho, cuando escribo esto, queda poco más de 56 horas para que estemos atentos al reloj para ver y oír las doce campanadas que certifiquen su final y el inicio del 2011.
 Quiero acabar este año echando la vista atrás, pero no para repasar la lista de las cosas que se quedaron sin hacer o la de los deseos que nunca se cumplieron sino para poder dar las gracias por todo lo bueno que viví durante estos 365 días.
Sí, quiero dar las gracias porque en este 2010 he tenido la oportunidad de ver crece, madurar y ser felices a mis hijas. Las dos, cada una en su estilo, han progresado tanto como personas en este año que cuando las miro no puedo dejar de pensar que su presencia en este mundo justifica con creces la mía.
Quiero dar las gracias porque he podido disfrutar de 365 días de amor, amistad y compañía fiel que he tenido junto a mi pareja. Silvia lleva siendo mi aliada más firme, mi amiga más confiable y mi mayor amor los últimos 13 años. Llegar hasta aquí ha sido sencillo en realidad, aunque también ha requerido de un esfuerzo consciente para que a ese motor no le falte nunca combustible. Un esfuerzo por ambas partes que cada día tiene su recompensa.
Quiero dar las gracias porque este 2010 me regaló la oportunidad de conocer a nuevos y ya muy apreciados amigos: Jorge Muzam, Lilymeth Mena, Claudio Rodríguez, Concha Pelayo, Lorena Ledesma, Encarna Morín, Luz Marina Gopar, Esteban Rodtíguez... Todos ellos me han enriquecido -¡y cómo!- con su amistad, sus comentarios y su cariño.
Quiero dar las gracias porque durante este año que acaba pude reafirmar más aún las viejas amistades: Juan Miguel, Guillermo Robaina, Antonio Díaz, Manolo Hernández, Manolo Roldán, Giordano Azorín, Sandra Rodríguez, Oscar y Tomás Morales, José Martín...Todos ellos han hecho más fácil mi vida durante este año con su compañía y amistad.
Quiero dar las gracias también porque yo, a diferencia de otros muchos, he comido cada día, he dormido en una cama limpia cada noche, he tenido ropa que me cubrió y un techo bajo el que seguir viviendo. 
Otros, ya digo, no tuvieron tanta fortuna.
Quiero dar las gracias, de igual manera, porque durante el 2010 he sufrido dolor, he tenido momentos en los que la ira me pudo, he llorado y he reído, he amado y me han amado, y a veces, a solas, he disfrutado de mi propia compañía. Es decir, quiero dar las gracias porque he vivido.
Quiero dar las gracias porque al menos durante este año que está por acabar, he seguido con mis facultades mentales intactas, con mi pluma -ahora más latinoaméricana que nunca- afilada y con mi ironía, a veces hiriente, lo sé, despierta y entera.
¿Y el 2011, qué?
Yo no soy de pedir. Soy más bien de retar, así que mirándole a los ojos, tal vez algo bravucón, sólo quiero decirle que tanto daño me haga como miedo le tenga.
A mis amigos (nuevos y viejos)  quiero desearles suerte y amor en este año que ya amenaza con entrar, y si la vida nos deja, seguiremos encontrándonos por aquí cada vez que quieran.

6 comentarios:

Encarna Morín dijo...

Es un privilegio contar contigo amigo Jesús. Muy fácil quererte y muy sencillo compartir contigo cualquier cosa que la vida nos depare. Un abrazo.

Esteban Rodriguez G. dijo...

Que cosas, parece un premonición escuche,aprendí,dije,digo y mantengo que la crisis es cambio, que te quita cosas y te ofrece otras. recepcionarla depende de cada uno por eso tu estas entre mis nuevos amigos ocupando un nuevo lugar que tiene mas que ver con el SER que con el tener. gracias duraderas y un abrazo eterno.

James Moriarty dijo...

...fantástico Abdel. Siempre te ví como una especie de Sid Vicious del siglo XXI... Mientras siga dañándote como miedo le tienes... queda Sid para mucho... yo por mi parte le haré un corte de mangas y gritaré... "te sobreviví 2010!"

God save de Queen...

Jesús Chamali dijo...

Amigos Encarna y Esteban, ya he declarado públicamente mi cariño por ambos, de manera que cualquier comentario extra sería mera redundancia sobre lo mismo. Sólo agradecerles que hayan estado ahí y desear que sigan en el futuro.
Un gran abrazo a ambos.

Jesús Chamali dijo...

James Moriarty...¡Curioso Alias! Reconozco que cada héroe, para alcanzar su verdadera dimensión, precisa de un villano de su nivel. Sherlock no alcanzaría su cenit sino a través de la lucha encarnizada que mantenía con el profesor Moriarty.
Me gustan los Sex Pistols, pero francamente no veo mucha coincidencia entre yo y Sid Vicious, pero dado que sé que tú los admiras tanto como yo, recibo la comparación como un halago.
Nos debemos un café, si no recuerdo mal...

Jorge Muzam dijo...

Gracias a tí amigo. Fue un espléndido año por el hecho de haberte conocido, tal como a nuestros amigos en común. El virtualismo pudo generar estos lazos perfectos, saltándose las millas, los ánimos y las estaciones.
Gracias de verdad, porque siento que intuyes en mis palabras lo mismo que yo intuyo en las tuyas. Permanencia, lealtad, honestidad y un motorcillo interior que nos llevará de seguro a meternos en las patas de muchos caballos funestos.
Creo que de fondo le vendría bien a tu texto el tema "Thank you" de Alanis Morrisette.
Y ahora, tras el más fuerte abrazo, a seguir preparándonos para las infinitas batallas que nos quedan.