domingo, 12 de febrero de 2012

Condiciones.


             Si la noche dejara de ser ese tiempo donde la muerte ensaya la eternidad durante cuatro horas o mi cama dejara de ser ese campo de batalla donde miedos, fantasmas, sombras y demonios libran su guerra, tal vez mis sueños empezarían a tener sentido de nuevo. Si pudiera dejar de repasar todos los errores de mi vida antes de caer rendido por el sueño, si alguna vez pudiera perdonármelos. Si alguna vez el mañana llegara a tiempo o si yo tuviera un sitio en él. Si alguna vez pudiera leer todo lo que me estoy perdiendo o escribir lo que me callo hasta para mí.
Tal vez, entonces, pueda rozar la felicidad con la punta de mis dedos.

2 comentarios:

Salitre-Sataute dijo...

hermoso, delicado, sincero, austero. Gracias por esta entrada Jesús.

Jesús Chamali dijo...

¡Muchas gracias! Siempre es gratificante recibir un halago, pero cuando éste viene de un buen amigo, el honor es inmenso.