martes, 13 de marzo de 2012

Esperando su visita.


                    Hoy la muerte me ha llamado al móvil. Ha sido como esperaba. Sonó de madrugada y no dejó de hacerlo hasta que lo cogí. No había nadie al otro lado. Al menos nadie vivo. Solo un increíble silencio, un silencio mortal que hizo que mi corazón latiera con un ruido atronador. Era la muerte. Estoy seguro. Llevo tiempo esperando su llamada. Ahora la espero aquí, sentado a solas en mi patio, rodeado de mis plantas, leyendo un último libro, tomándome un vino, y esperando que sea puntual mientras también le sirvo a ella un vasito de tinto. ¡No quiero que cuando me lleve pueda decir de mi que fui un mal anfitrión!

2 comentarios:

Jorge Muzam dijo...

Juéguele un partido de ajedrez y gánele.

Guillermo dijo...

Creo que ella es más de blanco fresco y afrutado.