lunes, 1 de abril de 2013

Rien ne va plus.


                 A veces me olvido de que en esta extraña partida de dados que es la vida,  una vez lanzados, ya no hay marcha atrás. No sé quién será el dueño de este casino. Pero presiento que en el juego de la vida, como en los casinos de  Las Vegas, juegues a lo que juegues, juegues como juegues, la casa siempre gana.

2 comentarios:

David dijo...

Por eso los uso trucados. Mientras no me pillen...

Jorge Muzam dijo...

A veces jugamos a creer que hacemos trampa, que hemos encontrado un subterfugio para no salir tan desplumados, pero finalmente la vida nos gana igual, y por paliza.

Un abrazo fuerte, mi querido amigo.