sábado, 18 de mayo de 2013

Plan de viaje


Quiero apagar la luz del letrero y cerrar la puerta.
Bajar las rejas del chiringuito.
Poner un cartel que diga: "hoy no abrimos".
Mañana tampoco.

Quiero subirme a un barco.
No quiero saber cuál es su destino.
Cuando llegue a puerto, si no me gusta lo que veo, quiero coger otro barco.
Sin mirar tampoco ni destino ni horario.
Sólo quiero mirar nuestras sombras en el mar.
O cómo nos persigue algún delfín más perdido que nosotros.

Quiero que el sonido de la palabra reloj sea tan extraño para mi como lo son el de eikonal, o el de difracción, o incluso suprarrenalectomía.
Sólo me interesa cómo suenan palabras como amanecer, como mar... o como mi nombre cuando lo pronuncias tú.


1 comentario:

Séfora Malián dijo...

¡Quién fuera su compañera de viaje, Chamali! Me encantaría mantener esas conversaciones que intuyo serían largas y divertidas, amenas seguro, porque alguien que es capaz de escribir sobre temas tan variados y con tanto sentimiento, seguro que debe ser un interlocutor eficaz y digno rival.