miércoles, 19 de noviembre de 2014

¡Benditas estadísticas!


Me acabo de enterar de que, según las últimas estadísticas, me voy a gastar 209 euros en regalos navideños este año. ¡Oiga, y no saben la alegría que me he llevado! Eso sí, no sé de dónde diablos los voy a sacar, esos, y los otros 445 euros "extra" que según las mismas estadísticas me voy a pulir de más en comida en estas fiestas. ¡Y todo con mi exigua pensión! ¡Ole, ole, y ole!
Claro que me preocupo por nada, porque leyendo las estadísticas sobre pensiones, yo cobro una pensión media de 1.011,9 euros cada mes, con dos paguitas extra. Y ya me empiezo a mosquear. Porque por ahí debe haber algún desgraciado que se está embolsando la enorme diferencia de lo que realmente cobro y lo que esas fantásticas estadísticas dicen que debería cobrar. 
Se lo estaba comentando a mi hija, a la entera, no al 0.3 de hija que según las estadísticas tengo, ya que al parecer tengo 1.3 hijas, y me decía que me preocupaba por nada, que ya lo había dicho el escritor Andrew Lang: un pronosticador poco sofisticado utiliza las estadísticas como un borracho las farolas, para apoyarse y no para iluminarse.
Y si lo dice mi hija, debe ser verdad.

No hay comentarios: