domingo, 11 de enero de 2015

Muertos de distinto valor.


Voy a dejar una cosa clara antes de seguir escribiendo esta entrada: me repugna y rechazo los hechos ocurridos en Francia esta semana. Por diferentes razones. Las 17 víctimas mortales, más los tres terroristas muertos no es la menor de ellas, aunque tampoco la única.
Esa caterva de narcisistas manipuladores que nos gobiernan, y los verdaderos amos del mundo, esos que desde las sombras detentan el verdadero poder y ordenan a esos supuestos dirigentes, aprovecharán esta circunstancia para instaurar un poco más la censura y la pérdida de libertades civiles amparándose y apoyándose en su gran excusa: el miedo. 
Y esa sí que es una razón de gran peso para mi a la hora de rechazar la violencia; toda violencia.
En Francia, Europa, tres terroristas de corte islamista radical matan a 17 personas y Europa en peso, y con ella todo occidente y parte de oriente, se han movilizado escandalizados por los hechos y en solidaridad con las víctimas. En Nigeria, África, Boko Hram, un grupo terrorista islamista de lo más radical mata a 2.000 personas en ese mismo tiempo, usando incluso para conseguir su objetivo a niñas de 10 años, a las que ataban al cuerpo cargas explosivas para detonarlas a distancia cuando éstas estuvieran en medio de la muchedumbre. Y nadie alza su voz para denunciarlo o se moviliza para solidarizarse con los fallecidos.
No puedo dejar de preguntarme si esas 2.000 personas no eran seres humanos, si no tenían familias, o si su sangre y sus vísceras eran diferentes a las de las víctimas de Francia. Me pregunto si acaso los terroristas de una y otra matanza no son lo mismo, o lo que ocurre tan solo es que éstas eran negras, ciudadanos en un país pobre en un continente deprimido y sobre explotado, y las otras eran ciudadanos de un país rico del primer mundo.
Evidentemente, no todos los muertos valen lo mismo para nosotros.

No hay comentarios: