lunes, 30 de marzo de 2015

Estirpe canalla.


           Sé que de mí dicen que soy un canalla. Puede que tengan razón. En la vida hay que ser lo que se es aunque eso signifique que de ti digan que eres un canalla. Yo lo tengo asumido. Sí, soy un canalla, pero un canalla honesto, alguien que no trata de aparentar ser otra cosa que lo que es. De hecho, no estoy seguro ni siquiera de que quiera aparentar ser ese canalla que todos dicen que soy. Porque quienes me tildan así son los que no perdonan que haya gente como yo, que se niega a aceptar las cosas decididas, que no quiere vivir como otros ordenan que viva, que no reniega de como es para ser aceptado por los demás.
            Por eso soy un canalla. 
            Pero también feliz.

No hay comentarios: