jueves, 19 de marzo de 2015

Jaleo.


       Sin duda había un buen ambiente allí. La gente conversaba animadamente sobre negocios, tarifas de móvil, teorías conspiratorias varias y sobre embarazos, noviazgos y separaciones. Algunos reían sin decoro. Otros simplemente bostezaban. Muchos iban de corrillo en corrillo contando anécdotas, haciendo bromas, quejándose del frío o planeando un asadero cercano.
       Todos se lo estaban pasando en grande en aquel velatorio. Juraría que el difunto también.

No hay comentarios: