domingo, 12 de abril de 2015

Anhelos.


         Quisiera ser una poesía. Una poseía que hable de amor, de noches silenciosas, de gemidos y de sexo, de ojos brillantes. Que hable de muerte y de miedo, del dolor de la soledad, de desesperación, de horas que jamás pasan mirando al reloj. O tal vez una que hable de Dios, que describa el infierno y que te haga soñar cuando la leas o que te remueva las entrañas cuando la escuches. Quisiera ser una poesía tan perfecta que quien la lea sepa que en ella estás tú.