jueves, 30 de abril de 2015

Secretos de confesión.


            Era la escritora de novela erótica más conocida del mercado. Tenía miles de seguidores que esperaban con ansiedad cada nueva entrega de su obra y se había convertido en la comidilla del mundo literario. Unos decían que debía ser una mujer madura experta en esas lides. Otros pensaban que probablemente era un hombre, así explicaban ese conocimiento tan exhaustivo de los deseos masculinos y las urgencias de la carne. Ella se preguntaba cómo le sentaría a sus padres y a la orden saber que la escritora de la que tanto se hablaba era, en realidad, esa tímida monja que no conocía más amor carnal que el amor propio.

No hay comentarios: