sábado, 9 de mayo de 2015

Adivinas.

             
Oleo de Julio Castellanos.
              Salió a la calle convencida de que ese sí iba a ser el día, de que encontraría -¡por fin!- al hombre de su vida. No podía fallar, se lo había pronosticado la adivina que le echó las cartas por 10 euros. Eso es lo que valía su futuro: 10 euros. Su pasado, en cambio, carecía de valor para ella. Cuando llegó a su casa por la noche, cansada y frustrada, igual de sola que cuando salió y con el corazón más helado aún, decidió que mañana iría a ver a otra adivina diferente. Pero esta vez le pagaría 50 euros para que le dijera que iba a tener suerte en el amor. Tal vez así se garantizase los resultados.

No hay comentarios: