miércoles, 6 de mayo de 2015

Habitando en el recuerdo.

Obra de Pedro Ruano Rodríguez.

               Ya solo recordaba el rostro de su madre vagamente. Recordaba perfectamente su perfume, su voz, la tersura de su piel y hasta como movía las manos tan armoniosas al hacer la comida, pero su rostro se veía desdibujado en su memoria. Cada mañana hacía el esfuerzo de recordarla, pero cada día le era un poco más difícil. Sentía que el día que ya no pudiera ni siquiera verlo como ahora, entre brumas, su madre habría muerto para siempre y él sería el culpable. Los muertos solo mueren de verdad cuando ya no habitan ni en nuestros recuerdos.

No hay comentarios: