miércoles, 6 de abril de 2016

El olivo.

                        
               Cuando el diablo venga a por mí brindaremos por nuestro trato. Sentados a la sombra del olivo que plantaste en el jardín nos beberemos esa botella de vino que nunca quise abrir. Y al acabar la última copa nos diremos al oído el nombre de la mujer que nos llevó juntos al mismo infierno.

No hay comentarios: