lunes, 17 de octubre de 2016

Tedio.



                         Cada mañana se levanta antes de que suene el despertador, toma una infusión hecha de una mezcla de hierbas que le ha recomendado su naturalista y sale con sus perros a correr por un parque que permanece solitario a esas horas de la madrugada. Mientras corre se dice que le gustaría creer en algún dios para poder hacer un pacto con el diablo, para que cuando vuelva a casa y se mire en el espejo, deje de ver en su cara el mismo tedio de cada día y en su alma otra nueva arruga.

No hay comentarios: