lunes, 19 de junio de 2017

Helado de limón. (3ª parte)



                  Fuiste tú quien se dio cuenta de que detrás de una típica y pésima foto de nosotros en una playa en medio de un grupo de personas que eran nuestros amigos de aquellos años, pero de los que hoy me costaría dios y ayuda recordar el nombre de la mayoría, asomaba la esquina de otra foto que se escondía allí. La foto de la playa sería alrededor de mediado de los ochenta por el estilismo de los bañadores y los cortes de pelo de las chicas; bueno, y porque tú aún llevabas el pelo cardado. ¡Señor, deberían prohibir guardar según qué fotos! La verdad es que no recuerdo muy bien aquellos años. Hay como una enorme laguna en blanco en mi memoria, sin embargo, tú cambiaste de color y de humor cuando sacamos la foto de su escondite. Era una foto cortada por la mitad. Allí estabas tú, con una toalla de ducha casi tapando tus partes. Casi, porque era evidente que lo que cubría pujaba y empujaba con fuerza por salir de su escondite. Y de qué manera. Sonreías como un bobo. Eso es lo único que has mantenido desde que te conocí: la sonrisa de bobo que tú crees irresistible. Llevabas un vaso lleno en la izquierda y la derecha se quedó en la otra parte de la foto cortada; igual que el cuerpo al que pertenecía el brazo de la chica que, sosteniendo un cigarrillo, pasaba por tu cuello para caer sobre tu pecho. No pude reconocer la habitación donde fue hecha esa foto, pero sí que esa mano no era mía. Sobre todo porque yo jamás he fumado. Te miré con extrañeza. Más porque la foto estuviera cortada, evitando así reconocer a la persona que te agarraba así que porque estuviera escondida detrás de otra. Te miré y habías enrojecido de repente. Tú, que tienes más cara que un saco de monedas y que, además, presumías de ello, no sabías dónde mirar o qué hacer con esa foto. Estaba segura de que, si pudieras, te la tragarías en ese mismo momento para desaparecer así la prueba incriminatoria y, sobre todo, para no tener que responder a la pregunta que me quemaba en los labios.
(Continuará...)

No hay comentarios: