miércoles, 21 de junio de 2017

Helado de limón. (4ª parte)


             Volví a mirar la foto mientras tú te servías con generosidad una copa. Me mirabas con la angustia y el  miedo reflejado en tus ojos. Sabía que estarías intentando encontrar una buena excusa para explicar todo aquello: la foto cortada, que estuviera escondida detrás de otra dentro de un álbum que hacía años que no tocábamos, tu erección, imparable, insultante, apenas tapada por la toalla de ducha, esa habitación y, sobre todo, la dueña de esa mano con las uñas pintadas de azul. Esa mano, esas uñas... mi cabeza ardía, mi mente iba a mil. Quería recordar por qué esa mano y esas uñas, azules, perfectas, delicadas, no me resultaban extrañas del todo. Me recordaban algo, o tal vez a alguien. Tú empezaste a balbucear tratando de decir algo que rompiera la tensión del momento pero te hice callar con un solo gesto. Te sentaste y bebías en silencio, mirando hacia la ventana, como si por allí fuera a aparecer, de manera mágica, la respuesta a todo esto o como si quiseras saltar por ella, a pesar de estar en un noveno piso, para huir de lo que se te venía encima. 
           Esa mano... esas uñas... Fue como un fogonazo. La cara y el cuerpo al que pertenecían esa mano y esas uñas, delicadas, perfectas y azules, vino de repente a mi memoria: Anabel. Eran de Anabel. Tu jefa. Recordé que me la presentaste cuando nos la encontramos el verano pasado en vacaciones. Sí, aquellas vacaciones en las que tuviste que trabajar unas horas cada día porque el compañero que te sustituía se había roto una pierna al caerse en una zanja. Ese verano en el que me dejabas sola y aburrida en el hotel y que siempre volvías despotricando de tu jefa por hacerte trabajar en vacaciones. El mismo verano en el que, a la semana de empezar nuestras vacaciones nos la encontramos en el bar del hotel donde, al parecer, había ido a reunirse con un cliente muy especial para la empresa y cuando te dijo lo de tu compañero y que si no te importaba echar un par de horas cada día para atender solo a los clientes más importantes. Que ella sabría recompensarte el sacrificio. Recordé que llevaba un traje súper ajustado de licra azul cielo y las uñas pintadas del mismo tono. Tú me dijiste que ese era su color favorito y que estabas seguro de que hasta llevaría la ropa interior a juego si la usara. Recordé cómo nos reímos ante tu ocurrencia. Entonces creí que era una ocurrencia. Hoy sé que hablabas con conocimiento de causa.
(Continuará.)

No hay comentarios: